viernes, 15 de noviembre de 2013

un laberinto

     
      Mi ordenador es un laberinto de mucho cuidado. Después de varios años de usarlo a diario durante no pocas horas, tras cientos de miles de operaciones he acabado por contagiarle todos mis virus neurológicos y vicios adquiridos, mis manías, retorcimientos, desórdenes. A veces, buscar algo en él puede ser una aventura agotadora o desesperante que conduce al abatimiento o a tener que salir a da una vuelta por ahí, a refrescarse uno y blasfemar entre dientes. Yo sé que hay cosas que tienen que estar en él, en algún recóndito lugar de su memoria fría, pero que llevan meses o incluso años en paradero desconocido. En este ordenador de mis pecados, todos los documentos viven en una acracia libertina sin el menor control policial ni político ni social ni leches. Aquí, en este desbarajuste informático, no se admiten jerarquías de ningún tipo: es un territorio comanche sin ley ni orden, una isla Tortuga en la que cada doc. entra y se acomoda donde cae o se le antoja. Mis carpetas llevan nombres tales como Cajón desastre, Cosas de acá y de allá, De varia lección, Misceláneas, etc. Eso por no hablar de las que se llaman escuetamente Luis, así, sin más. Y luego están mis tres cuentas de correo en activo, que también tienen su punto: una de Yahoo, otra de Gmail y una tercera de Hotmail (ahora reconvertida en Outlook). El cruce de mensajes de una cuenta a otra es frecuente (algo así como haría Bárcenas con sus cuentas bancarias en paraísos fiscales), y durante un tiempo respondieron a algún criterio más o menos razonable; ahora ya ni eso: van de acá para allá a capricho, en un trasiego de mucha promiscuidad, casi por el puro placer de viajar. Bueno, y luego, en cada una de las tres cuentas están las distintas categorías de ‘importante’, ‘personal’, ‘creativo’, ‘trabajo’,’humor’, etc. Pero, claro, hay correos o documentos que participan de varias etiquetas a la vez. ¿Dónde guardarlos? Es complicado. Sin embargo, la insubordinación y la bandera negra surcando los mares de silicio también nos dan de vez en cuando alegrías y emociones fuertes. Cosas que dábamos por perdidas y de pronto... reaparecen, saliendo de la niebla, como resurgen alguna vez ciertos objetos extraviados, o un poema que se desvaneció en el olvido, o una amistad largo tiempo ausente, de viaje. Parece como si todo estuviera escrito por ese guionista secreto que rige nuestras vidas. El mismo que trama el desorden ingobernable de mi ordenador. Dejo para otro día el documento reaparecido en el que glosé los términos entrada, borradores, enviado, papelera, no deseado... Bueno, a manera de tráiler, copio aquí las palabras que escribí para ilustrar uno de esos epígrafes.  Papelera: “El camión de la basura. La papelera es el fin de viaje, la estación término de tantas y tantas aventuras posibles que no llegan a serlo. Ahí se pudren las flores más hermosas. Y las proposiciones más deshonestas. Y las ideas más incomprendidas. En ese vertedero, a veces brillan en la oscuridad los más codiciados diamantes.” Sed buenos. Y buenas. Y que todo el viernes esté de vuestra parte. Amén.